jueves, 30 de octubre de 2014

ÁLBUM DE POEMAS DEL P. DONATO JIMÉNEZ, OAR, 2014

JIMÉNEZ SANZ,  P. Donato, OAR  Álbum de poemas (San Millán, Salamanca, Logroño, Lima 2014, 104 pp)

Me lo encontré en mi casillero de los profesores de la Facultad de Teología, como perdido, y me lo sorbí como el agua fresca a los cinco minutos en mi despacho. Luego, nuevamente en el ómnibus hacia Monterrico y hoy, otra vez, camino de Lima Norte, en la UCSS.

Me siento ante la computadora para decirle, "P. Donato, ¡mil gracias!" por tanta belleza, verdad y bondad. La portada me fascina: la torre (vayan a la página 95 y gocen con el poema "La torre de la Iglesia", los cielos -y las torres- cantan la gloria de Dios), la pradera, la montaña. La introducción del P. Lucilo Echazarreta –aventajado alumno del autor- es una "biopoética"  para "sumarse al homenaje en los 50 años de ordenación sacerdotal" (p.25) y que nos introduce con erudición y fervor en la vida y obra de nuestro amigo y maestro P. Donato.

Son 55 poemas que reeditan (aumentado) el compendio publicado familiarmente -20 ejemplares- por la Srta. Ana María en el 2002 con el mismo título. En el prólogo, el P. Donato se confidencia: "Estos poemas van dedicados a mi madre. Mi santa madre, que Dios se transparentaba por ella. De su fe aprendí también que los milagros son verdad. Milagros domésticos llamo a las maravillas que Dios hacía en mi casa por obra y gracia de mi madre" (p.26).

Resonancias de Gabriel y Galán en su encantador  "Cantar y lar" en el que nos comparte su "credo familiar", su gozo, en compañía de su gemelo –P. Ángel, OAR, ya en el Cielo- y 13 hermanos más (15 en total): "Ir a la escuela, hacer de monaguillo, - subir los arquillos de la torre, - cortar dados en la carpintería, - bromas o veras , crepúsculo o cenit, - todo era luz, azul sentido- Volver a casa cual paloma al nido- y encontrar calientes las sedas de la maternidad.- Que sí, mientras la madre vive-los sueños son verdad" (p.93).  Siento que leo a los Machado, Lorca, Pemán, Unamuno, Fray Luis, Juan de la Cruz.

Belleza de la vida, plenitud, seriedad, pero con tiemplo para la copla o la jota, que la vida es un salmo, un ofertorio: "traigo todo el cansancio en esta popa- traigo todo el dolor en este pecho,- traigo toda la sed en esta copa" (p.56).  Porque la razón primera está "en ese cielo azul es donde miras-y en ese cielo azul donde te veo. Creo".  Y la última o definitiva, la que dedicó hace 50 años a sus compañeros de ordenación sacerdotal: "Canta mi vida-porque he llegado al altar y he sorbido-un latido de Dios: - he besado las manos de Cristo" (p.57).

Gracias, nuevamente. ¡Provecho!

Leer todo...

lunes, 27 de octubre de 2014

¡SEÑOR DE LOS MILAGROS, HAZ QUE SU CRUZ ME ENAMORE!

¡SEÑOR DE LOS MILAGROS, HAZ QUE SU CRUZ ME ENAMORE!

Como todos los años, los militantes de Santa María, peregrinamos ante el Santuario Hermandad Del Señor De Los Milagros De Nazarenas el último sábado del mes morado. Misa a las 7 a.m. presidida por el P. Santiago Manso que glosó en su homilía el verso "haz que tu cruz me enamore y que en ella viva y more", para saber lo que el Señor nos ama, porque nos libró del infierno y nos hace aborrecer el pecado y nos brinda su amor.

Tras la misa, un compartir con turrón de doña Pepa, intercambio de vivencias, entrega de premios del concurso "Buscando el tesoro" por los 20 años del P. Morales, la oración por el XX Sínodo Arquidiocesano Limense, la foto de rigor y la visita al estupendo museo del Señor abierto esta semana . Todavía tuvimos tiempo de echar nuestro partidito de fútbol. Un día grande.

¡Gracias, Señor! Todos los que no pudieron ir estuvieron muy presentes.

_____________________________________________________________

Homilía Señor de los Milagros - 25-10-2014

INTRODUCCIÓN:

  • En la versión de Lope de Vega, de la oración Stabat Mater, se lee en la estrofa nº 9:

 

    • "Haz que su cruz me enamore

 y que en ella viva y more,

 de mi fe y amor indicio.

 Porque me inflame y encienda,

 y contigo me defienda,

 en el día del juicio…

  • "Haz que su Cruz me enamore.., y que en ella viva y more…"
    • ¡Esta es la petición, que os invito a hacer conmigo en esta mañana, en este Santuario del Señor de los Milagros, y en esta Santa Misa que estamos celebrando..!
      • ¡Señor enamórame de tu Cruz.., como Tú te enamoraste de ella..!
      • ¡Hazme entender lo que ella trae consigo.., y lo que de ella se desprende..!
      • ¡Y que ya no pueda vivir, sin Ti, y con ella..!

 

  • Mis queridos hermanos... ¿No os habéis preguntado nunca, por qué Jesucristo se enamoró de la Cruz.., y la abrazó hasta las últimas consecuencias..?
    • Yo encuentro tres razones, que me gustaría compartir con vosotros en esta homilía. ¿Me lo permitís...?

 

DESARROLLO:

  • PRIMERA RAZÓN: ¡Para revelarnos su amor infinito, el del Padre y el suyo...!
    • "Dios es caridad, Dios es amor... Y a Dios nadie lo ha visto jamás... "(1Jn.4, 8.12).

 

      • La primera declaración de Su amor la realiza en la creación..., y sobre todo en la creación del hombre...
      • Pero oscurecida la mente de éste por el pecado, esa revelación natural no basta..., y se tiene que ampliar en la Alianza con Israel...
      • Y en la plenitud de los tiempos revelará Dios su amor:
        • Con la encarnación del Verbo.
        • Con la vida y el misterio profético de Cristo...
        • Y sobre todo en la Cruz, donde este  Verbo Encarnado "nos amó hasta el extremo." (Jn.13,1).
        • ¡Por eso quiso Dios la cruz de Cristo..!

 

    • En la Pasión deslumbrante de Jesucristo.., se nos revela todo el Amor Trinitario, y  en todas sus dimensiones:
      • (1º.) La primera dimensión, es la del amor de Cristo al Padre:
        • El quiso, que en la última Cena, esa fuera la interpretación principal de su muerte: "Es necesario que el mundo conozca que yo amo al Padre, y que obro como El me ha mandado..." (Jn. 14,31).
        • En la Sagrada Escritura, amor y obediencia a Dios van siempre juntos, pues el amor exige y produce la obediencia: "Los que aman a Dios, cumplen sus mandatos..." (Ex 20,6).
        • Y en la cruz, nos enseña Jesús, que Él obedece al Padre infinitamente, "hasta la muerte y muerte de cruz." (Flp. 2,8), porque le ama infinitamente...
        • Y al despedirse de sus discípulos en la Cena, se aplica así mismo lo que dicen las Escrituras de Yahvé: "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos" (Jn.14,15), y "si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor." (15,10).

 

      • (2º.) La segunda dimensión, es la del amor del Padre por nosotros:
        • Pues "Dios acreditó su amor hacia nosotros, en que siendo todavía pecadores, Cristo murió por nosotros." (Rom.5,8).
        • "Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único" (Jn.3,16).
          • ¡Lo entregó primero en Belén, por la encarnación..!
          • ¡Y acabó de entregarlo en la Cena y en la Cruz: "mi cuerpo, que se entrega.., mi sangre, que se derrama."
        • Este es el amor que el Padre nos tiene, el que nos declara totalmente en la Pasión de su Unigénito...

 

      • (3º) La tercera dimensión, es la del amor de Cristo por los hombres:
        • Que en la cruz se revela en toda su plenitud...
        • Cuando uno ama a alguien.., da pruebas de ese amor comunicando..:
          • ¡Su atención...
          • ¡Su ayuda...
          • ¡Su tiempo...
          • ¡Su compañía...
          • ¡Su dinero...
          • ¡Su casa...

 

        • Ciertamente, "no hay amor más grande que, comunicar, dar uno la vida por sus amigos." (Jn.15,13).
          • ¡Esta es la revelación máxima del amor.., la entrega hasta la muerte..!
        • Pues bien, Cristo es el Buen Pastor, que entrega su vida por sus ovejas (Jn.10,11).
        • "El murió por el Pueblo, para reunir en uno a todos los hijos de Dios que estaban dispersos." (Jn.11,51-52).
        • Después de esto, ahora ya nadie, mirando a la cruz, podrá dudar del amor de Cristo.
          • ¡Él ha entregado su vida en la cruz por nosotros, pudiendo sin duda reservársela...
          • Por eso, cada uno de nosotros podemos exclamar con S. Pablo: "El Hijo de Dios me amó y se entregó por mí" (Gal.2,20).

 

        • ¡Qué bien lo dejó escrito  S. Agustín cuando dijo:
          • "El Hijo unigénito murió por nosotros..,
            • para no ser el único hijo.
          • ¡No quiso ser único..,
            • quien único.., murió por nosotros..!
          • El Hijo único de Dios ha hecho muchos hijos de Dios...
            • Compró a sus hermanos con su sangre,
            • quiso ser réprobo para acoger a los réprobos...
          • ¡Vendido para redimirnos,
          • ¡deshonrado para honrarnos,
          • ¡muerto para vivificarnos...!" (Sermón 171).

 

  • YA HEMOS VISTO LA PRIMERA RAZÓN POR LA QUE CRISTO SE ENAMORÓ DE LA CRUZ...:  
    • ¡Fue para revelarnos su amor infinito.., el del Padre y el suyo..!
  • LA SEGUNDA RAZÓN, POR LA QUE YO CREO QUE CRISTO  SE ENAMORÓ DE LA CRUZ, FUE..: (Silencio..)
    • ¡Siento un hondo respeto por todos los que me estáis escuchando en esta mañana.., laicos y consagrados..!
    • Pero la segunda razón que os voy a dar es un poco fuerte.., pero tengo que decirla.., no me la puedo callar cobardemente..: 
      • ¡Jesucristo se enamoró de la Cruz, para revelarnos el horror del pecado y del Infierno..!
      • ¡Que pocas veces se escucha esto..., pero que necesario es..!
    • ¿Cómo es posible que un Dios providente, decida salvar al mundo por la muerte sacrificial de Cristo en la cruz..?
      • ¡Y es que quiso, que el horror indecible del pecado, se pusiera de manifiesto en la muerte terrible de su Hijo...! ¡El Santo de Dios..! ¡El Inocente..!
      • ¡Impresionante en verdad..!
        • "El pecado del mundo" exige la muerte del Justo y la consigue.., y en esta muerte espantosa, Dios manifiesta a los hombres todo el horror de sus culpas...
      • ¡Mis queridos hermanos, si pensamos que nuestros pecados...
        • ¡son cosa trivial para Dios..,
        • ¡solamente actos contingentes.., hoy son y mañana dejan de ser...
        • ¡o que no tienen mayor importancia en esta vida,  y que, por supuesto, no van a producir una repercusión de castigo eterno,
        • ¡Si esto fuera así, que no es así.., os aseguro que seguiríamos pecando..!
      • ¡Sólo mirando a la Cruz de Cristo, es que conocemos lo que es el pecado, y lo que puede ser su castigo eterno en el infierno...!
      • ¡Sólo en la muerte ignominiosa del Inocente, conocemos el horror al pecado...!
      • ¡No os olvidéis nunca, mis queridos hermanos.., que la cruz de Cristo, revela a los pecadores la existencia real del infierno..!
        • ¡Si persistimos en nuestros pecados, es que no acabamos de creer en la terrible posibilidad de ser condenados...!
    • Un autor del siglo XIX, que se llama Charles Arminjon, en su libro "El fin del mundo, y los misterios de la vida futura", reeditado en el 2010 por una editorial española, se preguntaba:
      • "Si no hubiera infierno...
        • ¿Por qué habría descendido Jesucristo desde los cielos..?
        • ¿Por qué su abajamiento hasta el pesebre..?
        • ¿Por qué sus ignominias.., sus sufrimientos.., y su sacrificio en la cruz..?
        • Y se respondía: Si no existiera el infierno, el exceso de amor, de un Dios que se hace hombre para morir, hubiera sido una acción desprovista de sabiduría, y sin proporción con el fin perseguido..."
      • No puedo dejar de decir, que la lectura de este autor y de este libro, hizo tal impacto en  S. Teresa de Lisieux, que escribe en Historia de un alma: "su lectura, fue una de las mayores gracias de mi vida" (H. de un alma, manuscrito A, cap. V).
      • Los santos, sí que se conmueven ante Cristo clavo en la Cruz... ¿Y nosotros, por qué no nos conmovemos..?
  • LA PRIMERA RAZÓN QUE OS DABA, DE  POR  QUE CRISTO SE ENAMORÓ DE LA CRUZ, ERA...:  ¡Para revelarnos su amor infinito.., el del Padre y el suyo..!
  • LA SEGUNDA RAZÓN, POR LA QUE CRISTO  SE ENAMORÓ DE LA CRUZ..: Fue para revelarnos el horror del pecado y del Infierno..!
  •  
  • NOS QUEDARÍA, YA SOLO POR SEÑALAR, LA TERCERA RAZÓN POR LA QUE CRISTO SE ENAMORÓ DE LA CRUZ..: Y esta fue, para revelarnos que solo por la Cruz nos salvamos... ¿Crees esto..?
    • Sabiendo el Hijo de Dios que "su Pasión redentora es la razón de ser de su Encarnación" (Catecismo nº 607), y que precisamente en la Cruz es donde va a consumar su obra salvadora...
      • "Enseñaba abiertamente "a todos:
        •  el que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame...
        • 2. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, y quien perdiere su vida por mi causa, la salvará..." (Lc. 9,23-24).
      • Y es que también nosotros tenemos necesidad de tomar la cruz, morir en ella al hombre carnal y pecador, para alcanzar la vida eterna...
      • De este modo.., Cristo al abrazarse  a la cruz, hace que el hombre también se abrace a ella.., y llegado el momento..,
        • no la temamos..,
        • no la rechacemos..,
        • sino que la recibamos como un medio necesario para llegar a la vida eterna...
      • ¿Cómo nos habría enseñado Cristo, lo que nos cuesta tanto abrazar.., si El antes no lo hubiera abrazado...?
  • No quisiera terminar esta homilía, sin presentaros, al menos,  un alma enamorada de la Cruz, después que contemplo a Cristo en ella...
    • Para las MM. Carmelitas el ejemplo es familiar...
    • Yo espero que para vosotros también lo sea.., porque ¿quién de nosotros no conoce a Teresa de Lisieux? o  ¿quién no ha leído Historia de un alma..?
    • Dice la Santa:
      • "Un domingo, mirando una imagen de Nuestro Señor en la Cruz, quedé impresionada por la sangre que caía de una de sus divinas manos...
      • Y experimenté una gran pena, pensando que esta sangre caía en tierra sin que nadie se apresurase a recogerla, y decidí permanecer en espíritu al pie de la cruz para recibir el divino rocío que de ella caía, comprendiendo que me sería preciso difundirla luego por las almas...
      • El grito de Cristo en la Cruz

resonaba continuamente en mi corazón: "¡Tengo sed!"

Estas palabras encendían en mí un ardor desconocido y muy vivo...

Yo quería dar de beber a mi Amado Jesús, y sentí que también a mí me devoraba la sed de almas...

      • No eran todavía las almas de los sacerdotes las que me atraían,

sino las de los grandes pecadores;

ardía en deseos de arrancarlas de las llamas eternas...

      • Era un verdadero intercambio de amor;

a las almas yo les daba la Sangre de Jesús, y a Jesús le ofrecía estas mismas almas refrescadas por su divino rocío, y así me parecía que saciaba su sed, y cuanto más le daba de beber más aumentaba la sed de mi pequeña alma, y era esta sed ardiente que El me daba, como la bebida más dulce de su amor..."

CONCLUSIÓN:

  • Comenzaba esta homilía con unas palabras de la estrofa Stabat Mater, ¿Recordáis..? Pues bien, con ellas quisiera terminarla también.., haciendo nuestra la súplica que encierra...
    • ¡Madre..!
      • "Haz que su cruz me enamore

 y que en ella viva y more,

de mi fe y amor indicio.

      • Porque me inflame y encienda,

 y contigo me defienda,

 en el día del juicio…

¡Que así sea....!

____________________Bibliografía consultada:

  • La Cruz gloriosa. P. José Mª Iraburu
Leer todo...

MATRIMONIO Y FAMILIA EN EL CONTEXTO DE LA EVANGELIZACIÓN. ISET “JUAN XXIII”: XXXV SEMANA DE REFLEXIÓN TEOLÓGICA

ISET "JUAN XXIII": XXXV  SEMANA  DE REFLEXIÓN TEOLÓGICA

 

MATRIMONIO Y FAMILIA EN EL CONTEXTO DE LA EVANGELIZACIÓN

 

DEL 17 AL 21 DE NOVIEMBRE DE 2014 / 6:00 – 9:00 PM

 

 

 

Lunes 17:

La familia en el contexto social y político peruano hoy

 

1.ª Ponencia: La familia en el contexto social y político

Ponente Mg. Oswaldo Medina

 

2.ª Ponencia: Influencia de los medios en la familia

Ponente: Mg. Víctor Casallo

 

 

Martes 18:

Modelos antropológicos y psicológicos de la familia heredados y vigentes

 

1.ª Ponencia: Dimensión Antropológica de la familia

Ponente: Lic. Luis Mujica Bermúdez

 

2.ª Ponencia: Dimensión Psicológica de la familia

Ponente: Mg. Lupe Maestre

 

 

Miércoles 19:

La familia en el proyecto de Jesús

 

1.ª Ponencia: El matrimonio y la Familia en las Cartas Paulinas

Ponente: Lic. María Nely Vásquez Pérez, sfb

 

2.ª Ponencia: El matrimonio y la familia en los Evangelios

Ponente: P. Alejandro Wiesse León, ofm

 

 

Jueves 20:

Teología de la Familia

 

1.ª Ponencia: La enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia

Ponente: P. Pedro Hidalgo Díaz

 

2.ª Ponencia: Valoración moral del matrimonio y la familia

Ponente: P. Guillermo Ramírez Livia, cssr

 

 

Viernes 21:

 Pastoral de la familia

 

Ponencia: Desafíos de la pastoral familiar

Ponente: P. Julio Zafra Cotrina

 

Testimonios

Esposos Oscar Bustamante y Susana San Martín

 

  


Leer todo...

LA FACULTAD DE TEOLOGÍA PONTIFICIA Y CIVIL DE LIMA (1548-2014) - Memoria de su génesis y trayectoria

LA FACULTAD DE TEOLOGÍA PONTIFICIA Y CIVIL DE LIMA (1548-2014)

-          Memoria de su génesis y trayectoria

(La primera parte –cinco primeros capítulos- está tomada de http://ec.aciprensa.com/wiki/Facultad_de_Teolog%C3%ADa_Pontificia_y_Civil_de_Lima#.UcscJTvrytk)

La Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima[1]tiene su origen en el Estudio General de la Orden de Santo Domingo, establecido en el convento del Rosario de Lima el año 1548. Por Cédula Real del 12 de mayo de 1551 este Estudio, con la Facultad de Teología, pasó a ser la Universidad de Lima, con todos los privilegios de la de Salamanca. San Pío V la aprobó con el breve "Exponi Nobis" del 26 de julio de 1571. En 1574, tomó el nombre de Universidad de San Marcos.

Contenido

1 Parámetros documentales

2 Antecedentes del 1º de Julio de 1548

3 1º de Julio de 1548: La memoria y la gratitud históricas

4 La legitimidad histórica del 1º de julio de 1548

5 1º de Julio: Tradición, presente y proyección

Vinculación Seminario-Facultad de Teología- Universidad

Siglos XVIII y XIX

8º Siglos XX y XXI

1.      Parámetros documentales

1º. El D-L Nº 18009, del 26 de noviembre de 1969, estableció que la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima es "la más antigua de América y viene funcionando sin interrupción" y que "es conveniente, por razones de histórico y tradicional, conservar sin variantes el hombre de dicha Facultad". 2º. El informe de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, del Congreso de la República, de señala que la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima es la "decana de todos los centros universitarios, no solo del Perú sino de toda América". 3º. Asimismo, recordemos que el 6 de mayo de 1998, nuestra Facultad agradeció a la Orden de Predicadores, al cumplirse los cuatrocientos cincuenta años, ser la iniciadora de los estudios teológicos en nuestro país. A esta memorable fecha, se aunó también la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, señalando, a través de carta de su Rector, el 24 de noviembre de 1998, lo siguiente: "Al cumplirse el 450 Aniversario de la creación del Estudio General, acordado con el Capítulo de la Orden de Predicadores, en el Cuzco y en el mes de julio de 1548, la Universidad Nacional de San Marcos se asocia a esta magna celebración. El Estudio General, y la Facultad de Teología, que funcionó en el Convento de Santo Domingo de lima, fue el precedente de la fundación de la Universidad de Lima en 1551, intitulada San Marcos desde 1574. Por esta circunstancia es que antiguos cronistas como Fran Juan Meléndez, Francisco Echave y Assu, Francisco Antonio de Montalvo, Diego de Córdova y Salinas y Antonio de León Pinelo, señalan como fundacional los años 1548 y 1549. La gloriosa Facultad de Teología, adornada por eminentes catedráticos y autores, fue parte de San Marcos hasta 1935, en que, a petición propia, consiguió su autonomía". 4º. Finalmente INDECOPI inició un proceso administrativo contra la Facultad de Teología por supuesta falta de veracidad publicitaria de un aviso institucional, publicado en el diario El comercio el 9 de febrero del año 2003. El 20 de febrero, INDECOPI "dio por concluida la investigación", en vista de la respuesta documentada presentada por la Facultad sobre su afirmación de contar con "más de 450 años al servicio del Perú.

2.      Antecedentes del 1º de Julio de 1548

El 1 de julio de 1548 es la fecha histórica. Ella tiene un significado especial para la Orden de Predicadores, para la Facultad de Teología y también para todas las universidades del Perú. Constituye, a la vez, el inicio y el registro histórico de los estudios universitarios, casi tres años antes de la creación de la Universidad Real de Lima, posteriormente conocida como Universidad de San Marcos. Una afirmación de estos alcances merece algún sustento. A su singularidad histórica, España ofrece un particular interés por establecer universidades en el Nuevo Mundo. Portugal e Inglaterra tuvieron una actitud distinta, abasteciendo con sus propias universidades a los requerimientos educativos de sus nuevas tierras. Había algo en el aire de España para favorecer la aparición y el desarrollo de la institución académica, desde los primeros momentos en el territorio americano. No en vano, Francisco Pizarro, según refiere fray Antonio de la Calancha, "escogiendo para ciudad principal y cabeza de este Reino el pueblo de Jauja, en la sierra, cuarenta y cuatro leguas, este oeste de lo que hoy es ciudad de Lima, señaló allí, en conformidad de los poderes que trujo del Emperador Carlos Quinto, sitio y casa para la Universidad el año 1533". Este es el mismo Pizarro que, en su primer viaje al Perú, viene acompañado por los siguientes religiosos de la Orden de Predicadores: Fray Reginaldo de Pedraza, fray Tomás de San Martín (de especial importancia para la Universidad de San Marcos), fray Vicente Valverde, fray Martín de Esquivel, primer prior del convento del Rosario de Lima), fray Pedro Ulloa, fray Alonso de Montenegro y fray Domingo de Santo Tomás, posteriormente gran conocedor del quechua. La Orden de Predicadores, desde su origen, ha sido una orden de vocación universitaria. El contingente de frailes se mantuvo fiel a esta tradición y la fermentó para los años siguientes. Los religiosos dominicos, tan pronto se instalaron en el país, se dieron cuenta de las dificultades propias de depender de superiores instalados en la América Central. Por eso y gracias a las gestiones de fray Agustín de Zúñiga y fray Francisco Martínez Toscano, consiguen la creación de una provincia propia, la Provincia de San Juan Bautista, con fecha 4 de enero de 1540, firmada en el Convento de Santa María super Minervam, por fray Agustín Recuperato de Favencia, Maestro General de la Orden. Queda erigido así el Convento de Santa María del Rosario, de Lima, más conocido para nosotros como el Convento de Santo Domingo. El documento del Maestro General de la Orden contiene disposiciones muy amplias y variadas, orientadas al fortalecimiento de la nueva Provincia. Estas medidas son dictadas bajo la autorización especial otorgada mediante Breve firmado el Papa Paulo III, con fecha 23 de diciembre de 1539. Como no podía ser de otro modo para un dominico, sobre todo si es el Maestro General, el documento tiene un lugar especial para la formación de los nuevos religiosos. El siguiente texto de la carta, según la traducción consignada por el P. Meléndez, en su libro Tesoros verdaderos de las Indias, es elocuente por sí solo: "Amonestamos y queremos que el sobredicho Provincial o Provinciales futuros, lo más presto que pudieren en la dicha Ciudad y Convento, o en aquel donde de consejo de Padres les pareciere conveniente, estén obligados a poner estudio, adonde se instituyan Lectores de Artes y Teología con toda diligencia, los cuales gozarán de inmunidades y dispensaciones, según que juzgare conveniente el Provincial o el Capítulo Provincial. Empero no queremos que por ahora se gradúen allí los religiosos, ni sean creados Maestros, hasta que llegue la Provincia al número de conventos y frailes que sea más conveniente a estas promociones de grados y así fuere ordenado por el Capítulo General". El documento referido es la partida de nacimiento para los estudios de filosofía y de teología no sólo en nuestro país, sino también para los de otros, dentro del ámbito de la nueva Provincia. También lo es para la formalización, dentro de la Orden, y la institucionalización de tales estudios. Se trata de organizar la formación filosófica y teológica dominicana dentro de un "studium". Por cierto, un "studium" privado, propio de la Orden de Predicadores, pues ha sido pensado y dispuesto exclusivamente para sus miembros.

3.      1º de Julio de 1548: La memoria y la gratitud históricas

Los religiosos miembros de la nueva provincia tomaron muy en serio el mandato de su Maestro General. En la media en que se multiplicaban para la labor de evangelización y el florecimiento de escuelas, como constatará el mismo Rey de España a través de fray Tomás de San Martín, también la idea del "studium" se afianzó y tomó cuerpo gracias a su esfuerzo y espíritu. Llegaría el momento adecuado para dar el paso decidido para hacer realidad el establecimiento oficial del "studium", dentro de la misma Orden y dentro de la sociedad que surgía. En efecto, el 1º de julio de 1548, se reunió en el Cusco el Capítulo, integrado por religiosos de los conventos del CUSCO, Arequipa y Lima, y tomó importantes decisiones a favor de la misma Orden. Como refiere el mismo P. Meléndez, ya referido, luego de elegido el provincial para un nuevo mandato, "se pasaron a hacer las actas y las ordenaciones". ¿Y qué ordenó o dispuso el Capítulo? Entre otras disposiciones, las de mayor detenimiento y alcances son las siguientes, recogidas por el P. Meléndez: 1º. La creación de un Estudio General en el Convento de Lima. Meléndez dice así: "En el título de las instituciones, instituyen lo primero, en el Convento de Lima, un Estudio General en la forma en que hoy se ve, aunque no con tanto número de cátedras como ahora, hoy tiene dos regentes primero y segundo: cuatro cátedras de Teología, tres de Escolástica, y una Escritura, otra de la lengua general del Perú, que llaman Quechua, un maestro de Estudiantes, y tres lectores de Artes". 2º. "Instituyeron en Lector de Teología para el Convento de Lima al mismo Padre Prior, y Predicador General Fr. Domingo de Santo Thomas; que parece, según lo merecía, que no tenían manos los Padres Definidores, más que para llenarlo de honores y preeminencias". 3º. Dar permiso al nuevo Lector de Teología para ausentarse, dejando en suspenso sus actividades hasta su regreso, teniendo en cuenta "ser pocos los estudiantes que auian de cursar y que auian de oyr antes el curso entero de Artes…". Quedó así registrada la existencia de estudiantes, aunque su número es reducido. A tenor de estos fragmentos, el Capítulo creó el 1 de julio de 1548 el Estudio General y queda anotada la existencia de un pequeño grupo de estudiantes y, desde luego, de profesores. Estos son los primeros universitarios del Perú: universitarios profesores y universitarios alumnos, ambos de pregrado. El primer Rector del Estudio fue fray Domingo de Santo Tomás. Por otros y posteriores documentos, el primer Regente de Prima de Teología fue fray Rafael Segura, nombre del primer catedrático históricamente registrado. Con el paso de los años, y luego de la erección de la Universidad de San Marcos, en 1551, los primeros graduados también serán de la Facultad de Teología; sus nombres merecen consideraciones mayores y para otra oportunidad. El 1º de julio de 1548 es la fecha de la fundación oficial de los estudios universitarios en el Perú. Los primeros estudios corresponden a Artes (Filosofía) y Teología. Por eso, esta fecha es el origen registrado de los estudios que, desde entonces y hasta hoy, identifican a la Facultad de Teología, con una continuidad ininterrumpida, a los largo de 464 años, comenzados antes de la existencia de la Universidad de San Marcos, luego desarrollados dentro de esta Universidad como la primera y más importante de sus Facultades, y, en la actualidad, fuera de ella y como parte de la Universidad que es hoy, por mandato y reconocimiento expreso de la Ley Nº y del Decreto Ley Nº , de 1970. Este Decreto Ley, pues, tiene una motivación histórica irrebatible: la Facultad de Teología inició los estudios universitarios de pre y posgrado en el Perú. El informe del Congreso, avalado por la historia, tiene razón al decir que nuestra Facultad es la decana del Perú y de América o de parte de ella. Consecuentemente, mantener el nombre histórico (Facultad de Teología) es, realmente, un privilegio, privilegio no asignado a alguna otra universidad peruana. Razón también ha tenido el INDECOPI, que se vio obligado a declarar cerrado el proceso administrativo que abrió contra la Facultad, aduciendo posible falta de veracidad publicitaria por su aseveración de tener más de 450 años de existencia (en el año 2003) y ser la iniciadora de los estudios universitarios en el Perú, tanto a nivel de pregrado como de posgrado.

4.      La legitimidad histórica del 1º de julio de 1548

En el documento que instituye la Provincia de San Juan Bautista, el Maestro General de la Orden de Predicadores y la decisión que tomara el Capítulo de la Orden de Predicadores celebrada en 1º de julio de 1548, en el cuso, ha dejado escrita una palabra clave, que, para nosotros es decisiva, aunque poco usual, en las actuales circunstancias. En tanto no entendamos su significado real en el contexto de su tiempo y de su origen, perdemos la perspectiva que tiene y la especial relevancia para nuestra Facultad. Me refiero a la palabra "estudio", o, en el texto original latino, "studium". En palabras de Charles Homer Haskins, "la universidad, como las catedrales y los parlamentos, son un producto de la edad media europea. Los griegos y los romanos, aunque parezca extraño, no tuvieron universidades en el sentido en el cual la palabra ha sido en los últimos siete siglos. Ellos tuvieron educación superior, pero los términos no son sinónimos. Mucha de su instrucción en leyes, retórica y filosofía sería difícil de superar, pero no estuvo organizada en instituciones permanentes de enseñanza. Un gran maestro como Sócrates no otorgaba diplomas; si un estudiante moderno se sentara a sus pies por tres meses seguramente le demandaría un certificado", o, añado yo, un diplomado o un grado acelerado. Por eso y con razón, Rolando Tamayo y Salmorán no duda en afirmar que la universidad es una auténtica "epopeya medieval", pues "ninguna otra civilización produjo el equivalente de estas asociaciones corporativas de maestros y alumnos dotadas de estatutos propios, sello, ¿Y cómo surgieron las universidades? Sin descender a detalles, podemos asegurar, siguiendo en parte a Denifle, que las universidades, en gran parte, comenzaron de manera espontánea e informal, y sólo después buscaron el reconocimiento real, pontificia o, según los casos, de ambos. PERU. INFORMAL "Las circunstancias sociales prevalecientes a mediados del siglo XII y principios del siglo XIII, dieron lugar a la creación de las primeras universidades, algunas de las cuales simplemente brotaron, sin que se pueda determinar con precisión quién las fundó ni cuándo exactamente se constituyeron" (C. Tunnermann). "En París nunca fue fundada la universidad de modo oficial, simplemente surgió y fue desarrollándose, de manera casi imperceptible a partir de su escuela catedralicia. Estas evoluciones, sin embargo, fue más rápida que la de otras escuelas similares, debido tal vez a la favorable ubicación de la ciudad y al hecho de ser ésta la capital del reino. En cambio en Chartres, sólo a noventa kilómetros de París, la escuela, que tanta celebridad había alcanzando en el siglo XI, nunca llegó a convertirse en universidad, degenerando por el contrario en una escuela de gramática" (James H. de la educación occidental, t. 2, p.161-162). "El término universitas se refería únicamente al gremio o corporación, que en el caso de París lo era de maestros: universitas magistrorum Parisiensis. En algún momento del siglo XII la institución propiamente dicha adquirió el título de studium generale, literalmente lugar de estudio adonde acudían estudiantes de todas partes. Solo más tarde, en el siglo XV, la palabra universitas llegaría a ser sinónimo de studium generale, cayendo este último término en desuso". Por eso, en la Real Cédula referente a nuestra Universidad de San Marcos, el término utilizado estudio general, primero, y luego, estudio y universidad. Recordemos que España tiene, en Europa, una historia particular, pues en el siglo XVI tiene su siglo de oro que los otros países lo tuvieron en el siglo XIII. Recién vivía aún aparte de su Edad Media. Este es el contexto histórico que justifica el aprecio y el uso del término studium con singular contenido y riqueza. España, en el siglo XVI, recoge la definición de studium dada en el código de las siete partidas de Alfonso El sabio. El texto Alfonsino dice así : "Estudio es ayuntamiento de maestros et de escolares es fecho en algún lugar con voluntad et con entendimiento de aprender los saberes: et son de dos maneras del : la una es a que dicen Estudio General en que ha maestros de las artes así como de la gramática et lógica, et retórica, et aritmética , et geometría et de música et de astronomía, el otro en que ha maestros de decretos et señores de letes: et este estudio debe ser establecido por mandato del papa, o de emperador o de rey. La segunda manera es a que dice estudio particular que quier tanto decir como quando alguien maestro a muestra en alguna villa apartadamente a pocos escolares et tal como este puede mandar facer perlado o consejo de algunt logar". Consecuentemente, de acuerdo al uso del término en España y según recoge la carta del Maestro General de la Orden, el 1º de ju8lio de 1548, el Capítulo reunido en el Cuzco instituyó un estudio o universidad privada, que será el antecedente y la base para pasar luego al Estudio General o universidad al cual se refiere la Cédula de Carlos V, al disponer el funcionamiento de lo que hasta hoy conocemos como Universidad Mayor de San Marcos.

5.      1º de Julio: Tradición, presente y proyección

Los frailes de la Orden de Predicadores, reunidos en el Cusco el 1º de julio de 1548, decidieron crear una universidad, según los usos y costumbres de la edad media. La Edad Media histórica no es la que imaginaron algunos protestantes, los enciclopedistas, más de un positivista y un modernista. Es la Edad Media que creó la universidad, cuyo sustituto aún no pudo ser imaginada por la Edad Moderna o la Edad Contemporánea. Es la universidad que estudia, que explora, que ensaya posibilidades de pensamiento creativo, que problematiza o hace de la cuestión (quaestio) y del debate (disputatio) las formas más importantes de la investigación, entendida como proceso de creación de conocimientos, a partir de la herencia recibida, que debemos mantener enriqueciéndola y renovándola. No entendían la filosofía ni la teología como simples ejercicios de memoria o la repetición mecánica de textos. Las entendieron como exploración constante de la realidad humana en un mundo cambiante y temporal, que anhela eternidad y la trascendencia. Sabían perfectamente que la letra mata y sólo el espíritu vivifica. Percibieron su Estudio privado como un espacio dominicano de irradiación de fe en el hombre y en Dios, una fe henchida de amor. Recordaron lo que se le atribuye anecdóticamente a Domingo de Guzmán y que recuerda Jacques Le Goff, el más grande medievalista de nuestros tiempos: El mejor libro es el libro de la caridad, que expande a la fe y tonifica a la esperanza. La fecha que rescatamos hoy como institucional nos invita a continuar las huellas de esos intrépidos, que cruzaron mares e ilusiones para venir a estas tierras a compartir su amor al Dios de la vida, inspirados en la oración y el estudio. Los universitarios del Perú deben una expresión de gratitud a ese colegiado dominico que abrió paso a las universidades del país. Los universitarios de la Facultad somos los herederos más privilegiados por estar incluidos en la institución que inició los estudios universitarios en esta parte de América. Por eso mismo tenemos la mayor obligación de cuidar esta herencia, fortaleciéndola con imaginación e inteligencia, desde el diálogo permanente de fe y razón. Para terminar, permítaseme entresacar algunas ideas de compromisos señaladas por aquel religioso de la Orden de Predicadores más conocido y mejor maestro universitario en la Universidad de París, la figura intelectual más representativa justamente de la Edad Media. Decía este maestro, refiriéndose a los maestros universitarios: "A causa de la elevación de la doctrina que comunican se requiere que los que la enseñan sean dignos", que "deben estar en alto por la eminencia de sus vidas". A los estudiantes universitarios:"deben ser humildes, pero firmes por su sentido de rectitud y fecundos como es la tierra para que las palabras de sabiduría que oyen den fruto en ellos. Les es muy necesaria la humildad para la disciplina que viene `por brindar oído a las palabras: "Si te gusta escuchar aprenderás y si inclinas tu oído serás sabio" (Eclesiástico, 6, 33). Son palabras de Tomás de Aquino, dichas ante el pleno del claustro de la Universidad de París, reunido para escuchar su lección magistral, titulada Rigans montes, con la cual daba comienzo a sus actividades de maestro universitario.

Luis Gildomero Arista

6. Vinculación Seminario-Facultad de Teología-Universidad

  Aunque en la actualidad Seminario y Facultad de Teología son dos instituciones claramente diferenciadas, en sus cuatro siglos de historia ha vivido etapas en que sus vidas se fundían (¿también se confundían?) e identificaban, no sólo por compartir local -calle san Francisco- sino autoridades, profesores y alumnos. Los Padres Dominicos la fundaron, las Órdenes Religiosas dieron sus catedráticos más importantes, y profesionales católicos proyectaron sus mejores energías desde los postulados de una sana armonía fe-razón y compromiso con el Perú. El segundo prelado de la arquidiócesis, Toribio Alfonso Mogrovejo (1536-1606), crisol de lazos solidarios[1], tuvo un cuidado solícito con la naciente Universidad como demuestra su aporte a través de rectores y profesores, métodos y proyectos. Tal sucedió con Hernando de Guzmán, tres veces rector de San Marcos y primer Rector del Seminario de Santo Toribio, Debemos retrotraer nuestra mirada cuando la emprendedora orden dominicana -con su provincial Tomás de San Marín a la cabeza- decidiese en su capítulo provincial de Cuzco (julio de 1548) abrir un Estudio General en el Convento de Lima para la preparación intelectual de sus jóvenes religiosos futuros apóstoles entre los naturales de Indias. El Emperador español Carlos V concedió permiso el 12 de mayo de 1551 para que el Estudio General del Convento del Rosario fuese reconocido como la Universidad de la Ciudad de los Reyes, sujeta a los Dominicos, y con los privilegios de la Universidad de Salamanca. Por el Breve "Exponi nobis" de 25 de julio de 1571, recibía la aprobación pontificia. Quedaba establecida así la mayor expresión de la síntesis cultura-fe, jerarquía civil-religiosa, con el fin de buscar el progreso integral de la persona y la sociedad a partir del estudio privilegiado de la Teología, de la que todas las demás ciencias eran "ancillae" (esclavas); claro que "cada una gozaba de autonomía y dignidad propia, pero en dependencia jerarquizada y orgánica para una función de servicios: servir a Dios y a los hombres"[2]. Aquí está la explicación del por qué en la Universidad de San Marcos el primer puesto del claustro se reservó a la Facultad de Teología. Las otras facultades eran las de Derecho Civil (Leyes), Derecho Canónico (Cánones), Artes y Medicina. Las cátedras más importantes en Teología eran la de Prima o Teología escolástica, la de Sagrada Escritura, Vísperas y Nona. Cátedras de Sagrada Escritura. En la Universidad de San Marcos, la Facultad de Teología contaba con cuatro cátedras: Prima, Sagrada Escritura, Santo Tomás, Vísperas. El Virrey Toledo firma una Real Cédula, Los Reyes, 20 de junio de 1580, por la que indica que  la "cátedra y lectura de Sagrada Escritura sin la cual no se puede saber ni entender la teología y letras divinas ni conseguirse el efecto de la enseñanza y predicación evangélica que han de hacer los estudiantes que la profesasen para españoles e indios". Uno de los catedráticos fue el P. José de Acosta, quien publica en 1590 De vera Scripturas interpretandi ratione y quien salpica todas sus obras  de textos bíblicos.

  En las primeras constituciones sanmarquinas, las recibidas por el Virrey Toledo en 11 de octubre de 1571 se prescribe la importancia de la teología y la forma de la graduación: "El licenciado en Teología que se graduare tendrá este orden: lo primero que sea bachiller formado en Teología y entre el bachilleramiento y licenciamiento pase por lo menos tres años, en los cuales conste haberse ejercitado en leer o predicar, después de lo cual tendrá dos actos, cada uno de seis conclusiones de positivo y escolástico y entre ellas ponga una conclusión de filosofía moral y a ellas la arguyan los doctores de la facultad y presidirle ha el deán de la facultad y a falta de el catedrático de Teología y después de haber hecho los dichos actos abrirán por tres partes el Maestro de las Sentencias y escogerá una de ellas el graduando, después de lo cual hará todo lo que se dispondrá en la constitución que habla con los licenciados en derecho y medicina"[3].

Los grados eran de bachiller, licenciado, maestro y doctor. El gobierno de la Universidad corría a cargo del claustro, encabezado por el rector, que era elegido por catedráticos y estudiantes, y que estaba asistido por cuatro consejeros o consiliarios (elegidos del mismo modo), más un procurador general, el secretario y el tesorero.

En Lima existían varios colegios universitarios, convictorios o residencias de alumnos en los que se proporcionaba a una minoría selecta -aparte de alojamiento y comida- una formación esmerada tanto en el aspecto académico, como en el humano y espiritual. El más conocido era el "Colegio Real de San Felipe y San Marcos"; estaba también el de "San Martín "que en 1770 se fusiona con el primero y se convierten en el Real Convictorio de San Carlos; en tercer lugar estaba el de "Santo Toribio". En las citadas Constituciones de 1609 de este colegio-seminario se nos informa detalladamente de su vinculación con la universidad. Como se dijo en el apartado interior, los alumnos no podían permanecer en el Colegio más de 8 años ni una vez ordenados de sacerdotes o graduados de Bachilleres (en Cánones o Teología) (Const. 21). Los estudiantes del seminario que aspiraban al doctorado en Teología, llevaban a cabo sus estudios en la Facultad respectiva de San Marcos. Debían asistir a la apertura, clausura, y todos los actos públicos que se verificasen en la Universidad. Por su parte, los profesores de la Facultad de Teología enseñaban los cursos de esta Facultad en el colegio seminario[4].

Su estancia se limitaba a dos años, tiempo suficiente para graduarse en la Universidad como bachilleres en Teología o Cánones. Cada semana debían participar en un acto común en que se debatía un tema propuesto con antelación. Dos veces al año se organizaban "conclusiones", pública defensa y discusión de una o varias tesis de acuerdo con la forma académica universitaria.

7. Siglos XVIII y XIX

Durante el siglo XVIII la Universidad decayó tanto que llegó decir en 1733 el arzobispo de Lima Francisco Antonio Escandón que era "la cosa más inútil" del Perú, acabando por dejar de asistir los seminaristas. Por esta razón, el arzobispo Diego del Corro introdujo un plan de estudios en el Seminario de acuerdo con su pastoral de 4 de noviembre de 1759 y encargando de su aplicación al rector Agustín de Gorrichátegui. Sin descuidar las humanidades, sobre todo el latín, se exigía se diese más importancia a la Sagrada Escritura, al Derecho Canónico, la Teología Moral.

El universal polígrafo peruano José de la Riva Agüero, buen conocedor de la trayectoria histórica de los centros educativos del Perú, evaluará positivamente su reforma: "En el periodo que media entre la expulsión de los jesuitas (1767) y la reforma del Colegio de San Carlos por Rodríguez de Mendoza, el Seminario de Santo Toribio era el centro de la ilustración de la colonia, el foco de los estudios teológicos y filosóficos"[5].

            Al final del virreinato y comienzos de la emancipación, el arzobispo De las Heras establece un nuevo plan poniendo "un Maestro de Latinidad y Retórica, dos catedrático de Filosofía que deben enseñar también la historia de esta facultad y la Álgebra y Geometría tan descuidados antes, que esta es la primera vez que se oyen en los ángulos del Colegio; otros tres de Teología Dogmático-Scholastica, Expositiva y moral con otro de Cánones y Disciplina Eclesiástica"[6].

El historiador P. Armando Nieto nos dio a conocer el programa de Teología para 1917[7] con el significativo título: "Tesis sobre Prolegómenos y Fuentes de la Teología, cuya defensa -a voluntad de los examinadores- asumirán en la celebérrima Universidad de San Marcos los alumnos del Real Seminario de Santo Toribio: Benito Figueroa, José Landázuri, Juan Hevia, Juan Fernandini, Agustín Rato, Mariano Taboada, Domingo Mendiola, Juan Gómez y Pedro Cano. Con el favor de Dios, bajo la presidencia del doctor Manuel Villarán, Director de Estudios y Pro-Rector en el mismo Real Seminario. Día 28 de noviembre del año del Señor de 1817. Lima [Imprenta] de Bernardino Ruiz".

Como señala en su historia R. Vargas Ugarte, por los registros académicos de San Marcos, de 1816 a 1843, se sabe que todavía en esos años se concedían los grados de Doctor en las Facultades de Artes y Teología, pero algunos de los graduados no procedían del Seminario sino del Convictorio Carolino, como en 1832, D. Manuel Bandini (Doctor en la Facultad de Artes), o en 1843, D. Bartolomé Herrera, puesto que los aspirantes a las órdenes sagradas hasta 1861, en que se lleva a cabo la Reforma Universitaria, debían seguir los cursos respectivos en el Convictorio o en el Seminario. A partir de este año el Seminario viene a ser la sede de la Facultad de Teología y se reconoce el derecho del Rector de señalar a los examinadores y redactar los programas.

            Pero junto a estos cursos superiores se crean en el Seminario los estudios de secundaria, como puede verse en los programas, impresos desde el año 1867. Los exámenes son públicos y componen cada uno de los jurados tres examinadores, figurando entre los asistentes personajes de nuestro mundo político e intelectual. La Reforma no trajo consigo ventaja alguna de orden económico. Así el Colegio de Medicina de San Fernando como el de Santo Toribio continuaron viviendo de sus propias rentas y, por lo mismo, no estaban en la obligación de solicitar del Rector de San Marcos la aprobación de las cuentas. Cuando se intentó aplicar íntegramente el Reglamento Universitario, una de las razones que movieron al Arzobispo Goyeneche a oponerse a su aplicación fue precisamente ésta, o sea la subordinación del Seminario a la Universidad en esta parte. En 1877, siendo Decano de la Facultad de Teología, D. Amador Sotomayor y Rector al mismo tiempo del Seminario no reconocía otra autoridad que la del Ordinario.

            El Reglamento de Instrucción reconocía este hecho en su artículo. 226, inciso 2º y, por consiguiente no le era posible someter a la aprobación del Rector de San Marcos las cuentas del Seminario a su cargo. El 13 de Julio de dicho año le enviaba el Rector la respuesta y en ella le daba toda la razón. Desde el año 1853, la Facultad de Teología del Seminario era reconocida por el Estado y desde el año 1855 se la considera unida a San Marcos, aun cuando la enseñanza se imparta en el local del Seminario. Esta parcial desvinculación de la Facultad obedecía al hecho de haber cesado desde mucho tiempo atrás de enseñarse las ciencias sagradas en San Marcos. No existiendo en ella estas cátedras no podía subsistir la Facultad. Por la misma razón, la Universidad no podía por sí sola otorgar los grados correspondientes y, sin duda, para obviar este inconveniente se recurrió al arbitrio de considerar la Facultad vinculada a San Marcos aún cuando en Santo Toribio se dictasen los cursos.

            Pero el Seminario había abierto desde el año 1850 sus puertas a la juventud estudiosa de la capital y, como se dice en los Programas, impresos en el año 1853, aquel año era el tercero desde la fundación del Colegio de Secundaria. En los años siguientes se continuaron imprimiendo los Programas de las materias cursadas.

Manuel Atanasio Fuentes nos informa puntualmente cómo se encontraba en 1860: Ese colegio está destinado a la instrucción de los jóvenes que se dedican a la carrera eclesiástica.

             El Seminario mantiene su prestigio a la par con el Convictorio San Carlos. Se presta cada vez mayor atención a las ciencias y al Derecho, dejando al margen la teología escolástica y la dogmática. Se acentúa también el número de externos que no aspira al sacerdocio. El crecimiento de San Carlos y santo Toribio ganaba terreno a costa de la Universidad de San Marcos. Con el fin de darle vida, el General Echenique, un 25 de julio de 1853, a través de su Ministro de Instrucción Pública, establece con los catedráticos de los Colegios las Juntas Examinadoras para los grados, reservando las de Teología a los del Seminario. El Reglamento General de Instrucción Pública de 1855 colocó bajo un Director General de Estudios, dependiente del Ministro de Instrucción, todos los establecimientos educativos. Las universidades dispondrían de 5 facultades en otros tantos colegios; la de Teología en el Seminario. Con Ramón Castilla, se dio un Reglamento en 1861, todo el régimen universitario quedaba en manos de la Junta presidida por el Rector y compuesta por el Vicerrector, Secretario y los rectores de los colegios.

En septiembre de 1861 todavía tenía representante en las juntas directivas de la Universidad, pero el Arzobispado pidió que se separase el Seminario del distrito universitario de acuerdo con el Concilio de Trento. La Teología quedaba en el Seminario y los alumnos, para graduarse, debían someterse al Reglamento Universitario, que reservaba al Rector ("con intervención de una Dignidad eclesiástica") conferir los grados. A pesar de ello, el Estado, con el rector regalista José G. Paz Soldán a la cabeza, se ufanaba en 1861 de asumir unilateralmente la enseñanza religiosa. Lógicamente, la Iglesia -con el batallador arzobispo Goyeneche al frente- no podía claudicar aceptando el Reglamento ya que el Seminario no era parte del Distrito pues no dependía de la Universidad sino del Arzobispado; por su parte, toda enseñanza teológica universitaria debería depender del Prelado. Como atinadamente explica E. Bartra la Iglesia no se oponía a que la Facultad de Teología estuviese alojada en el Seminario ni mucho menos a que fuese parte de la Universidad, sino a que "el Seminario y la Facultad estuvieran fiscalizadas por el Gobierno"[8]. La postura firme el Prelado dio marcha atrás al Gobierno.

Desde la restauración del Seminario en 1847 se admitió, junto a los internos (clérigos o aspirantes) alumnos externos, de primaria sobre todo, por lo que el Colegio adoptó un régimen mixto secular y clerical. Aunque el cuerpo directivo y docente de la Facultad, al igual que sus cátedras, se mantenían bien diferenciados, los cargos de Decano y Rector, residían en una misma persona. Como lo mismo sucedía con la mayoría de catedráticos de facultad y profesores del colegio, la Facultad prosiguió en el Seminario. De hecho, y sin que el Arzobispado lo pretendiese, -como diría José Antonio Barrenechea, Decano de Derecho, en 1875- "el Seminario de Santo Toribio [...] es, en todo rigor, una Universidad Católica"[9].

En 1866 y 1868 se dictan leyes que atenúan la fiscalización del Estado sobre la enseñanza universitaria; en concreto, el 16 de marzo de 1866, se aprueba un Reglamento en el que se reconoce jurídicamente la conformación de las Facultades en los colegios. De igual modo, mejoran las relaciones Iglesia-Estado. Todo ello, propicia la vuelta de la Facultad de Teología a la Universidad. El 18 de marzo de 1876, el Presidente Manuel Pardo aprueba el nuevo Reglamento General de Instrucción Pública que reconoce que "la enseñanza universitaria es de la exclusiva competencia de las autoridades universitarias"[10]. Este mismo año vuelve la Facultad a la Universidad de la mano del Decano Dr. Amador Sotomayor, quien leyó la Memoria del curso en la clausura del año escolar[11]. Para ratificar estas buenas relaciones, quien fuese rector del Seminario, arzobispo de Lima y eminente catedrático en la Facultad, el Dr. Manuel Tovar, pronunciará el discurso de orden en la apertura del año académico, 4 de abril del 1877.

Tres años después, el 10 de julio de 1880, encontrándose como presidente del Gobierno un excolegial y ex catedrático toribiano, Nicolás de Piérola, en plena guerra, nombrará personalmente todos los cargos universitarios con la única excepción de que para la Facultad de Teología se reconociera como decano nato al Rector del Seminario:

"Atendiendo a que la Facultad de Teología de la Universidad Mayor de San Marcos reside en el Seminario Conciliar de Santo Toribio, se declara Decano nato de ella, al Rector de dicho establecimiento y profesores de dicha Facultad a los nombrados para dicho Colegio por el Muy Reverendo Metropolitano, sin otro requisito que el ser Doctores de dicha Facultad" Rúbrica de S.E. E. Panizo"[12].

Con el Dr. García Naranjo como decano, los últimos 6 años del S. XIX, la facultad prevaleció sobre el Seminario debido a la crisis vocacional. Es interesante el papel de esta facultad en el difícil papel de armonizar fe y ciencia, revelación y razón, tal como señala su decano en la memoria de 1884:

8. Siglo XX y XXI

La situación se fue al otro extremo, cuando su sucesor, Alejandro Aramburú, favorecerá las secciones de primaria y secundaria. En 1911 se crea el Seminario Central para todo el Perú, con lo que la Facultad resulta notablemente favorecida.

De 1911 a 1939 destaca la figura del Decano Belisario A. Philipps, quien armoniza sabiamente los intereses de la Facultad y del Seminario, en el mismo local de la calle del Milagro (convento de San Francisco) y casi el mismo régimen, salvo en el quinto curso y algunas asignaturas que seguían quienes optaban a los grados académicos. Por su parte, la Facultad era miembro efectivo de la Universidad de San Marcos. El Estatuto Universitario de 1928 la equipara en el régimen económico con las otras Facultades, autorizándola a conferir grados en Derecho Canónico. La constitución apostólica "Deus scientiarum Dominus" (24 de mayo de 1931) de Pío XI y el Proyecto de Constitución de la Universidad de San Marcos en 1932 propician el que la Facultad de Teología se independice de la Universidad en el marco del Estatuto Universitario de 28 de junio de 1935. De acuerdo con sus disposiciones, la Facultad de Teología de Lima es una institución superior con personalidad jurídica como entidad oficial de estudios eclesiásticos superiores, regida por su propio Reglamento; puede otorgar grados de Teología y Derecho Canónico; sus diplomas se registran en el Ministerio de Instrucción y la docencia de sus catedráticos regirá por las leyes generales. Los diplomas de Licenciado y Doctor los da el Gran Canciller en nombre del Papa y el Estado peruano, el de Bachillero el Decano o Presidente, registrándose todos los títulos en el Ministerio de Educación Pública.

Se otorga, por tanto, plena autonomía a la Facultad de Teología. Como subrayó su actual Director de Estudios Teológicos, P. Armando Nieto, en el discurso de orden con motivo del 450 aniversario de la Facultad, "la independencia institucional satisfacía por una parte los requerimientos de la Sede Apostólica, y por otra, con prudente realismo, evitaba que la Facultad pudiese verse involucrada otra vez en los avatares de la política universitaria o fuese gobernada por autoridades estatistas, laicistas o agnósticas. Al mismo tiempo, la independencia académica respecto del Seminario de Santo Toribio parecía también aconsejable, dado que las finalidades primarias de las dos instituciones no eran exactamente las mismas. Asimismo se abría la puerta que en el futuro seglares de ambos sexos como ocurre ahora, pudieran profundizar en las ciencias teológicas, si así lo deseasen, aspirando a los grados académicos"[13].

El arzobispo de Lima, Gran Canciller, Monseñor Pedro Pascual Farfán, lo comunicó a Roma que aprobó la reforma estatuaria por decreto de la Sagrada Congregación de Seminarios y Universidades de 29 de junio de 1937, en la que se confirman los grados académicos, siendo reelegido como Decano Monseñor B. Philipps quien inaugura la nueva etapa jurídica de la Facultad. También en ese momento la Facultad seguía funcionando en el local del Seminario, Jirón Ancash 505. Su status jurídico se ha mantenido, reafirmándoselo el 26 de noviembre de 1969, según Decreto-Ley n.18009, la Ley General de Educación (Decreto Ley 19326, artículo 375) de 1972 como entidad de estudios eclesiásticos superiores dedicada a la docencia, investigación y extensión cultural con las franquicias y exenciones de las universidades peruanas. La ley n. 26327 de la Presidencia de la República, artículo 38, establece: "La Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima se gobierna por su propio Estatuto. Tiene la autonomía, derechos y deberes de las universidades y pertenece al Sistema Universitario Peruano".

Por su parte, la nueva Ley Universitaria nº 30220 dada por el Congreso de la República el 8 de julio del 2014 mantiene su propio y peculiar estatuto como se consigna en DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS FINALES, SEGUNDA.- Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima: "La Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima se gobierna por su propio Estatuto. Tiene la autonomía, derechos y deberes de las universidades y pertenece al Sistema Universitario Peruano[14].

José Antonio Benito



[1]Mi obra  Crisol de lazos solidarios: Toribio Alfonso Mogrovejo Universidad Católica "Sedes Sapientiae" y Ministerio de Educación y Cultura de España, Lima, 2001, 275 pp. En internet:  http://www.ucss.edu.pe/toribio.htm

BARTRA, E. "Trayectoria histórica de la Facultad de Teología de Lima" Revista Teológica Limense 1971, p.30.

El presente capítulo es deudor en buena parte del presente artículo.

[3] L.A. Eguiguren en La Universidad en el Siglo XVI I, Imprenta Santa María, Lima, 1951, p.362-371

[4] L.A. Eguiguren en La Universidad en el Siglo XVI I, Imprenta Santa María, Lima, 1951, p.385-391

"Don José Baquíjano y Carrillo" Boletín del Museo Bolivariano I, agosto 1929, pp.454-455.

Informe de 20 de diciembre de1813. Cit. En E. BARTA Trayectoria... p.42

P. Armando NIETO: "Un programa limeño de Teología en 1817" Revista Teológica Limense Vol.XVI, 1982, 3, pp. Pp.323-328.

BARTRA, E. "Trayectoria histórica de la Facultad de Teología de Lima" Revista Teológica Limense 1971, p. 48.

Anales Universitarios San Marcos, Lima, VIII, año 1876,  pp.209-210

Anales Universitarios San Marcos, Lima IX, año 1877, p.53.

Archivo de la Facultad de Teología de Lima, Libro de Sesiones (1876-1902) p.3 Cit. E. BARTRA "Trayectoria..." p.53.

Anales universitarios del Perú T. XIII, Lima 1887,  p.62

[13] Agradezco al autor la generosa entrega de sus apuntes manuscritos.

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal